belleza natural, estetica, recetas y trucos naturales

Receta casera para cuidar la piel después del verano

Va llegando el final del verano, y ya es hora de pensar en ir renovando y preparando la piel para el otoño.

En verano, aunque nos cuidemos la piel corporal tiene tendencia a deshidratarse, lo cual  se empieza a resecar y toma un aspecto mate y con poca luminosidad.

Llega el momento de hacerse un tratamiento profundo para que la piel vuelva a sentirse con una buena elasticidad, hidratación y conseguir ese brillo natural que vas perdiendo a lo largo del verano por causas atmosféricas como puede ser las radiaciones solares, el agua salada o el cloro de las piscinas.

Aqui te explico cuatro pasos muy sencillos para que te lo puedas hacer en casa y elaborar tú propio exfoliante corporal, y verás que hidratada y luminosa queda tú piel corporal.

  • Primer paso: preparar un bol con dos cucharadas soperas de sal y áñadele cuatro cucharadas soperas de aceite de almendras, mezclar bien y aplicar por todo el cuerpo como si fuera tú gel de baño. Si quieres puedes añadir tres gotas de esencia de limón para aportarle vitamina c y además se impregna  un agradable olor en la piel.

El exfoliante se utiliza para eliminar las células muertas, que se va acumulando y a veces cuando hay un exceso no deja penetrar bien la crema o el aceite corporal que utilizas.

  • Segundo paso: después de haber realizado una buena exfoliación, hay que retirar las sales sobrantes con un buen baño caliente o ducha y a la vez te servirá para relajarte un poco y quitar las tensiones acumuladas durante el día.
  • Tercer paso: hidrata y nutre a la vez la piel , yo te aconsejo que utilices un aceite corporal como puede ser de almendras o pepitas de uva, pues son muy nutritivos y antioxidantes. Realiza un masaje para penetrar bien el aceite, tómate tú tiempo, es tú momento de la semana.
  • cuarto paso: prepara un bol con polvo de arcilla verde, unas cinco o seis cucharadas soperas y mezclar con agua caliente para que el fango no se enfríe. Puedes añadir unas cinco góticas de aceite esencial relajante como puede ser lavanda, limón, mandarina, bergamota, etc…

Este último paso es opcional puesto que en casa es un poco engorroso, es mejor hacerlo en un centro de estética o balneario, pero también es posible.

Si lo haces en casa tienes que dejar el fango unos veinte minutos y luego retirarlo en la ducha.

Con éste tratamiento intensivo de spa casero tú piel quedará como la seda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.