aromaterapia, belleza natural, estetica

Consejos para un bronceado perfecto y saludable

Va llegando el verano, y ya es hora de ponerse manos a la obra y preparar la piel si quieres conseguir un bronceado perfecto; así que pónte las pilas porque de ésta forma evitarás que te salgan parches en la piel y conseguirás un bronceado muy luminoso y una piel de seda.

Antes de someter a tu cuerpo a una exposición solar, debes realizar una serie de cuidados cuyo objetivo es conseguir un bronceado uniforme de forma eficaz y segura, preparando la piel antes, durante y después de la exposición, de dentro hacia fuera.

Una alimentación cuidada es fundamental para una piel bronceada y sana, ya que la ingesta de determinados alimentos contribuye a preparar la piel para recibir la radiación solar. Es importante ingerir una dieta rica en frutas y verduras que contengan gran cantidad de agua como la sandía, la manzana o el tomate, así como beber 2 litros diarios de agua para ayudar a mantener una hidratación profunda de la piel.

Estos son algunos alimentos que deberías tomar para conseguir un bronceado perfecto:

Betacaroteno: contiene vitamina A y actúan como antioxidantes en nuestro organismo. Estimulan la producción de melanina y tiene propiedades antioxidantes. Puedes encontrarlos en frutas y hortalizas de color anaranjado y rojo como la zanahoria o la calabaza.

Vitamina C: protege las fibras de colágeno y elastina de la dermis contra los efectos nocivos de la radiación solar. Se encuentra en frutas como el kiwi y en los cítricos.

Vitamina E: tiene la capacidad de bloquear el paso de los radicales libres, mejorando la tolerancia al sol de la piel. Se encuentra en legumbres, cereales y frutos secos.

Omega 3: previene el envejecimiento cutáneo, la sequedad y la pérdida de vitalidad de la dermis.

Vitamina B: contribuye a la hidratación de la piel y protege de la irritación.

Polifenoles: están presente en el té verde, intervienen en la protección frente a los rayos UV.

Tratamiento en casa: 

Exfoliación: La exfoliación activa la circulación, estimula la renovación natural de la piel, mejora la oxigenación celular, y aumenta la permeabilidad de la piel. Con este tipo de tratamiento consigues suavidad, luminosidad y alisar la piel, de manera que contribuyes a conseguir un bronceado uniforme.

Los exfoliantes corporales más adecuadas son en forma de gel o en crema, en las que se incluyen pequeños gránulos junto con sustancias emolientes y suavizantes.

Se aplican realizando un suave masaje insistiendo en aquellas zonas donde la piel es más gruesa, como rodillas, codos o talones. Puedes intensificar el efecto exfoliante mediante el uso de un cepillado mecánico o manual, pero si tienes la piel sensible te recomiendo mejor sin cepillo.

Hidratación: Personalmente a mi me encantan los aceites vegetales para hacer una buena hidratación y nutrición a la vez. Te aconsejo el aceite de almendras o el aceite de pepitas de uva; deja la piel de seda, suave, aterciopelada y además son buenos antioxidantes para proteger la piel de la deshidratación.

Realiza un pequeño masaje por todo el cuerpo para que penetre bien el aceite, tomate tu tiempo, es tú momento de la semana. También puedes añadirle unas gotas de aceites esenciales al aceite vegetal o aceite base; elige el olor que más te agrade aunque se lo aplicas por la noche es mejor optar por aceites esenciales relajantes cómo lavanda, bergamota, mandarina, azahar…….

Si por lo contrario lo aplicas de día tienes que utilizar aceites esenciales que sean energéticos cómo romero, menta, canela, ciprés, enebro……… y además te activan la circulación sanguínea.

Recuerda, antes de una exposición solar no olvides nunca aplicarte tu factor de protección solar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.